LUIS DE VEGA


< VOLVER

Nació en Huelva en 1971. Mientras estudiaba Periodismo en la Universidad Pontificia de Salamanca comenzó a interesarse por el reporterismo gráfico. Ya en Madrid, siendo alumno del máster en Periodismo de la Universidad Complutense y ABC, empieza a publicar sus primeras fotos en este diario, donde
trabaja desde hace dos décadas. Ha cubierto informaciones en una treintena de países y entre 2002 y 2010 ocupó la corresponsalía en el Magreb con base en Rabat.
Allí tomó contacto con la emigración clandestina y en concreto, con las rutas norteafricanas que llevan a
ciudadanos de ese continente hacia territorio europeo. Aunque esos flujos de población producen choques entre los países, Luis de Vega no aborda la cuestión tanto como un conflicto, sino como una realidad a la que no pondrán freno ni las vallas más altas. La emigración va unida a la condición humana, a la necesidad innata de buscar sitios en los que vivir mejor. O, al menos, intentarlo.
La suya no es una trayectoria que se dé con frecuencia: periodista tras la cámara y con la pluma. Y por eso,
cuando aterrizó en ABC llegó a sufrir la incomprensión y los prejuicios de alguno de los responsables de la redacción, que aseguraba que alguien con una licenciatura y un máster no podía dedicarse a hacer fotos porque «los fotógrafos no saben ni escribir». Aunque finalmente ese estúpido escollo se fue superando con los años.
Ha sido galardonado con el premio al fotógrafo joven del Ayuntamiento de Madrid por su trabajo sobre el exilio de los albaneses de Kosovo (2000); premio de los Derechos Humanos en los Encuentros Internacionales de Fotoperiodismo de la Semana Negra de Gijón por el trabajo TIERRA no tan SANTA sobre el conflicto palestinoisraelí (2002); premio de Periodismo y Derechos Humanos del Consejo General de la Abogacía Española (2006); y ha sido finalista en 2007 y 2011 del premio Cirilo Rodríguez para corresponsales y enviados especiales al extranjero.